diciembre 12, 2005

Alma de niño

Tengo 29 años. Para un adolescente de 18 años probablemente soy un viejo. Para una persona de 50 un joven. Para mi madre “hijo, ya eres un adulto”. Para mí, soy un niño. Un niño que quiere seguir siendo toda su vida un niño. Que quiere mirar las cosas con ojos de niño, que nunca quiere perder los valores puros de la inocencia, que quiere amar toda la vida como un niño, que quiere seguir soñando siempre como un niño. A lo mejor esta declaración parece un poco liviana para algunos. Pero sí, soy un niño. Un niño, a lo mejor un poco más responsable, y más conciente que cuando tenía 10. Y no lo digo por decirlo, creo que cuando uno es niño tiene menos límites, menos vergüenza, menos barreras, más creatividad, más imaginación. Ser niño, implica vivir el sueño de nuestra eterna juventud. Vivir el sueño de nuestra vida. Imaginen, con lo que saben ahora, si tuvieran la posibilidad de volver a ser niños. ¡Poder volver a romper las cosas de mamá que no nos gustaban una y otra vez!! Gritar y llorar por lo que no nos parece bien o justo, reclamar por un premio cuando nos portamos bien, vivir recibiendo felicitaciones por todo, tener a alguien que nos regañe siempre cuando no hacemos las cosas bien, vivir con la conciencia de siempre aprender. Ser niños, es tener la posibilidad de imaginar y soñar sin límites, sin preconcepciones, sin preocupaciones, sin auto-límites, sin auto-barreras, sin la responsabilidad de ser políticamente correcto (ja!).

Soy un niño, cuando me conviene… y cuando no me conviene también quiero serlo. Es mi forma de poder gritar y reclamar por lo que no me parece bien, de pensar y creer en que puedo cambiar todo, de actuar sin pensarlo tanto, y después, de recibir mi premio, para finalmente contar una historia extraordinaria sobre ello. Así es, admiro los niños que cuentan historias increíbles sobre lo que hacen o ven, y es porque en realidad lo que hacen es increíble, para su edad y para nuestras mentes cegadas. Cuando dejamos de ser niños, perdemos la capacidad de asombrarnos con esas historias, perdemos los sueños e ideales, la energía, motivación y ganas para embarcarnos en grandes historias.

Admiremos a los niños, porque ellos son la perfección de nuestra generación, son el fruto de nuestros intentos de mejorar. Imitémoslos, porque necesitamos más alma de acción que sentimiento de represión. Los niños son capaces lograr trabajo en equipo, de creer en lo increíble, de no preguntarse si se puede o no, de soñar con ir a la luna a Marte, a Júpiter, al final del universo. Necesitamos más niños, o mejor dicho, personas con alma de niños. Para los que aún estamos comenzando la vida, tenemos un gran ejemplo, los ancianos, o en realidad, los mayores de 60 años, no necesariamente considerados a si mismos como ancianos, ya lo están haciendo, ellos están rehaciendo sus vidas como niños, disfrutando sus vidas como niños, comenzando a soñar de nuevo como niños, creyendo en las cosas como niños, están comenzando a ir a la universidad otra vez, están recorriendo el mundo, un mundo sin fronteras, están emprendiendo nuevos y grandes proyectos… a su edad.

Algo importante, para un niño cada cosa que se hace, es un GRAN PROYECTO. Un niño no hace proyectos pequeños, mediocres, de menor importancia, para un niño, cada proyecto, es el proyecto de sus vidas. La mediocridad, pienso ahora, nace cuando dejamos de ser niños. Un día, me preguntaron, después de haber terminado un proyecto emblemático, por el que recibí muchas congratulaciones, dos preguntas:

¿Qué importancia le das a este logro en tu vida?
- Creo que es uno de los proyectos más grandes que he hecho en mi vida.
¿Qué harás ahora, cuál será tu próximo trabajo?
- Ahora, me dedicaré a hacer el proyecto más grande de mi vida.

¿Por qué no?! Sí, esa es una buena filosofía de vida, como la de los niños, sin límites, sin pensar en como hacerlo si soy una simple persona, una más entre miles de millones… Recuerden, los grandes cambios del mundo, los grandes descubrimientos, las más grandes ideas, visiones, sueños y logros vinieron de… UNA PERSONA, como cualquiera de nosotros, con problemas, con responsabilidades, con limitaciones de tiempo, pero sobre todo, con una diferencia, con la certeza absoluta de que lograrían, como he dicho antes, querer un cambio, creer en el cambio, ser parte del cambio y disfrutar del cambio. Como niño le digo al mundo: Todo es posible, cuando eres un niño.

2 comentarios:

ElectricBlue dijo...

Pero hay que sacar la "inocencia", porque soñar, creer, etc, no es tan lógico para un adulto o si lo es, pero el miedo es más grande.

Pablo Basso dijo...

No es tan lógico para los adultos que dejan de soñar y creer en que todo es posible, es lo que quiero decir, no dejemos de soñar, no nos pongamos límites sólo porque somos más concientes de la realidad que es y que no queremos que sea... y si le tenemos miedo, o no nos gusta, luchemos por cambiarla... hay que creer, hay que soñar, hay que al menos tener esperanza que algo se puede hacer, lo peor es quedarse sin hacer nada... en fin, sólo quiero una reacción de la gente... al menos de unos pocos.